De Septiembre a Diciembre estuve viviendo en Paris. Sí, Paris es una ciudad que ya me gustaba antes, pero ahora mucho más. Porque vivir en cualquier ciudad te permite (re)descubrir algunas de esas direcciones que la mayor parte de las guías de viajes omiten. Y aquí, tienes recopilados todos esos puntos caliente que nadie más quiso compartir contigo.

1. Broken Arm

Situada en el cosmopolita barrio de Le Marais, Broken Arm es un concept store de los de verdad. En él, puedes encontrar una cuidada selección de prendas: desde upcoming designares asiáticos, hasta básicos de firmas premium como Our Legacy, pasando por las propuestas más icónicas de la última colección de Andersen para Loewe. ¿Lo mejor? Que cuenta con un coqueto bar en el que tomarte un “Ice Caffe Latte” o algún tentempié y desconcetar del mundanal ruido de la gran ciudad

2. Le Roy de Piques

Uno de los puntos fuertes de la capital francesa son sus “soireées” en los bistrots. También en la zona de Les Marais pero en la zona más cercana al Pompidou se encuentra le Roy de Piques, uno de los muchos bares en los que sentarse en paralelo (al mas puro estilo francés) y beberse una cerveza o un café aguado. Además si te pasas por ahí, igual te encuentras alguno de esos top models que ves en los anucios de tu colonia favorita.

3. Teatre National La colline

Si hablas un buen francés, y te interesa el mundo del teatro, en la ciudad de la luz podrás encontrar una oferta interesante a precios nada prohibitivos. En el teatro nacional “La Colline” se representan esas piezas (muchas veces complicadas) que a todos nos gusta decir que hemos visto, con una puesta de escena vanguardista y transgresora. Ver imagen original
 Ver imagen original

4. Cementerio Père Lachaise

El père lachaise es sin duda una de las paradas obligatorias para los más mitomanos. El lugar donde descansan los cuerpos de personajes como Edith Piaf, Jim Morrison, Maria Callas, Honoré de Balzac o Oscar Wilde, es un punto de culto y peregrinación por el que merece la pena dejarse caer. Sus epitafios, tumbas y construcciones florales hacen de este cementerio un lugar idóneo para evadirse y reflexionar sobre lo divino y lo humano.
La imagen es de Nettleandblackberryj

5. Jardines de Vinncenes

Pasear una mañana de domingo (o de lunes) por los Jardines des Vincennes, apetece. Es un parque inmenso a las afueras de la ciudad situado al lado de un castillo con el mismo nombre con una vegetación muy bien cuidada, espacios amplios y ambientes tranquilos, si a eso le añades un picnic con vino, queso y algun macaron ¡voilà! ya tienes un plan perfecto.

6. Saint Chapelle

Da igual cuales sean tus creencias religiosas, el misticismo de la Saint Chapelle es innegable, y es que sus impresionantes vidrieras hacen que el ambiente que impregna la capilla sea propio de otra dimensión. Por eso, vale la pena reservar un hueco para incluir esta dirección en nuestra lista de visitas pendientes.

7. Las exposiciones del grand palais

Conocido por muchos por albergar los desfiles de la Maison Chanel, el Grand Palais cuanta con infinidad de exposiciones de lo más diversas. En la imagen puedes ver una instantanea de una de ellas, concretamente la exposición Voyagé promulgada por Louis Vuitton, en la que se repasaba la historia del equipaje, apoyandose en los archivos de la conocida firma de marroquinería. Aún así, es muy diversa la propuesta cultural que recoge este edificio y es probable que durante tu estancia en la capital, acoja algo interesante.

Y si habéis estado en Paris… ¿Cuales son para vosotros las direcciones que no se pueden perder de vista?