Analizamos junto a ​Hockston​ el regreso del icónico accesorio.

Los tirantes han vuelto y lo hacen probablemente con más fuerza que nunca. Desde el Londres decimonónico, donde los tirantes eran un elemento esencial en los looks de los hombres más exigentes de Savile Row, hasta hoy, no había habido un periodo de tanto auge para este mítico complemento. En las últimas temporadas, el interés por esta pieza ha incrementado de manera exponencial y basta con hojear cualquier revista especializada para entender que definitivamente los tirantes ganan la batalla de estilo al cinturón.

Hay más evidencias como, por ejemplo, el auge de las búsquedas de Google para esta palabra o la infinidad de ocasiones en las que podemos ver a un dandy con tirantes en las alfombras rojas más destacadas o en las redes sociales de los influencers con mayor tirón.

Está claro que los tirantes se han convertido en la estrella y que, en esta ocasión, todo apunta a que no se trata de una fiebre pasajera. Por eso, conviene invertir en un buen modelo como los que proponen desde la marca Hockston, una firma impulsada por dos jóvenes emprendedores que apuestan decididamente por los tirantes como mejor baza para escapar del convencionalismo y resaltar con estilo y lo hacen, ofreciendo una selección de diseños de lo más cuidada que incluye desde los estampados más elegantes como la raya marinera hasta los más atrevidos, con topos y lunares incluidos. Aún así, sus propuestas, no se ciñen a la faceta más formal de este accesorio, en su web, también encontramos la vertiente más informal con sus tirantes de piel siguiendo una divertida estética hipster.

Pero… ¿Por qué han vuelto los tirantes? ¿Por qué hoy en día se imponen al cinturón? Sin duda, el amalgama de respuestas es extenso. En primer lugar, los expertos no dudan cuando se plantea la cuestión: “Los tirantes son mucho más favorecedores y elegantes” y ello por varios motivos, de los que destacan los entendidos que “cuando un pantalón de sastrería se concibe sin trabillas para cinturón, el patrón queda mucho más limpio”. Además, no hay que olvidar que los trajes más sofisticados del armario masculino como el chaqué o esmoquin, no admiten la posibilidad del cinturón y eso es algo que los hombres más elegantes entienden bien. Y por último, tampoco podemos dejar de recordar que son la mejor baza para diferenciar nuestro look y marcar la diferencia.

Por eso, no deberías dudar en perder el miedo a expresar tu propia individualidad a través de la moda y atreverte a reinventar tus looks con ayuda de unos tirantes o, como dicen desde la firma Hockston unirte a la filosofía del “¡Reinvent Yourself!

IMG_8674

IMG_0417

IMG_0418

IMG_0419

IMG_0422

IMG_0421