La firma Desideratum Cravatte apuesta por tejidos veganos y procesos de fabricación respetuosos para confeccionar corbatas de tendencia con espíritu consciente

De entre todas las prendas que conforman el armario masculino, la corbata es de esos básicos que nunca pasa de moda. Su carácter elegante, favorecedor y siempre acertado, la convierten en el accesorio comodín para resaltar en todas esas situaciones en las que la etiqueta manda.

Fue la invitación a una boda la que permitió a Iñigo Velasco (País Vasco, 1988), impulsor de Desideratum Cravatte, caer en la cuenta de que en muchas ocasiones vestir bien implica hacer daño a un animal y que “si bien para el día a día resulta fácil evitar fibras de origen animal, para vestir adecuadamente en una boda, una entrevista de trabajo o cualquier reunión que requiera etiqueta, la cosa se complica”. Tal y como afirma este emprendedor “la inmensa mayoría de los zapatos de calidad son de cuero, los trajes de lana y las corbatas de seda. Todos, elementos de origen animal cuya obtención implica causar unos perjuicios totalmente innecesarios a animales”.

Concretamente para lograr 1 kg de seda con la que se confeccionan la mayor parte de las corbatas, es necesario hervir vivos a 6.000 capullos de mariposa Bombyx Mori. Algo que para este jóven, resulta totalmente injusto. “Cuando me invitaron a aquella boda me di cuenta de que si no quería hacer daño a un animal podía o bien comprar ropa barata de mala calidad o bien invertir cantidades importantes de dinero en firmas de lujo “cruelty free” pero, no existía una oferta intermedia que aunase calidad, diseño y responsabilidad social a precios razonables”.

Así, con la intención de no penalizar a los consumidores responsables, nació DESIDERATUM, una firma nicho que ofrece corbatas de calidad sin fibras de origen animal a un precio asequible, 34 euros. “Sobra decir que nos interesa sacar dinero con la marca, pero si la creamos fue, sobre todo, por compromiso con la idea de que es posible hacer moda sin necesidad de hacer daño a animales o a trabajadores”-remarca Velasco-. De hecho, todas sus prendas se realizan con microfibra italiana, en pequeños talleres de España, siguiendo rigurosos procesos artesanos que dotan a estos accesorios de una calidad incontestable.

Su diseño, tampoco se descuida y para esta temporada la marca propone una colección limitada de 20 exclusivas corbatas de anchura media con estampados tan discretos como favorecedores. “Solo producimos 8 unidades de cada diseño, queremos que nuestros clientes se sientan únicos”.

Por eso, como su propio nombre indica, la firma se convierte en el mejor ejemplo de desideratum, es decir, esa aspiración o deseo que aunque aún no se ha cumplido, en este caso, ya está cerca.

DESIDERATUM_6

DESIDERATUM_5

DESIDERATUM_3

DESIDERATUM_2

DESIDERATUM_1